Encantadora historia de dos monjes que eran realmente “comunistas”

Uno de ellos trató de explicar al otro como surgió la lucha por la propiedad privada, golpeando una roca mientras decía teatralmente: “Esta piedra es mía”.

El otro, ligeramente sorprendido dijo: “Muy bien, tómala”.

Eso molestó mucho al primero, voluntario profesor de economía, que costestó: “No, no debes decir eso, debes decir que es tuya y entonces podremos pelear por ella”.

El segundo ermitaño le hizo caso, con lo cual desistió mecánicamente de poseerla, y de este modo fracasó la lección sobre la propiedad y los métodos comerciales.

(Chesterton)

Da toda la impresión de que la soledad les había mejorado el carácter…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: