Ángel de la Guarda cuándo llegarás…

Era por esta época de comienzos de marzo,  ¡por el Ángel de la Guarda!, me insiste el Fermín, cercana a la primavera y en la que los días van alargando considerablemente, cuando la gente del campo solía comenzar a tomarse  media hora de descanso entre labor y labor. Lo justo para poder llevarse un bocado a la boca y mojar el gaznate  con un traguico de vino fresco de la bota.

De ahí precisamente esta coplilla cargada de cierta dosis de ironía, muy propia de la gente humilde del ámbito rural:

Ángel de la Guarda
cuándo llegarás,
trago y merienda
y dos realicos más…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: