El color del dinero

Ahora que determinados políticos proponen la eliminación de los billetes de 500€ como método de inyección de liquidez a la aconomía real, creo que es interesante volver a publicar este diálogo. Eliminar estos billetes de la la circulación, no deja de ser algo anecdótico y puntual,  ya que una vez retirados nos quedarían los de 200€ y luego los de 100 y así hasta tener que retirar todos los billetes. Existen propuestas mucho más interesantes, por su sencillez y eficacia que esta, ahí va una de ellas:

-¿Qué crees que ocurriría si el dinero no tuviera un valor ilimatado?

-¿Cómo? ¿Qué quieres decir? No te endiendo.

-Sí, que el dinero tuviera un valor limitado en el tiempo.

-Ni idea ¡Hay que ver qué cosas se te ocurren! ¿Y eso según tú para qué serviría?

-Sería una forma de que aflorara todo el dinero negro que carcome nuestra economía.

-¿Dinero negro? Siempre lo ha habido y lo habrá; y más en un país como este donde la picaresca está a la orden del día.

-Imagínate que se pudiera cambiar de una forma coordinada el color de los billetes cada cinco o seis años. Con ello se conseguiría que ese dinero que está ahí parado y oculto sin que beneficie a la sociedad saliera a la luz. Con un simple cambio de color de los billetes todo el que tuviera dinero negro se vería en la obligación de sacarlo y cambiarlo por billetes nuevos para tenerlo al día y así  no perder su valor. Ingentes cantiades de dinero que por una causa u otra permanecen ocultos se inyectarían en la economía  revitalizando considerablemente la actividad económica y las relaciones comerciales.

– ¡Pero eso que dices es imposible! Habría que cambiar cada cierto tiempo todo el dinero y eso supondría un gasto enorme. Además la gente sacaría ese dinero de manera alocada y los precios se dispararían provocando una inflación tremenda.

-No tiene porqué. Recuerda lo que ocurrió con el cambio de la peseta al euro. El efecto sería algo parecido y si se produjera periódicamente cada cierto tiempo, la gente no tendría la necesidad de acumular grandes fortunas como ocurre ahora porque sabría que ese dinero iba a tener un valor limitado en el tiempo. El gasto del cambio del color de tinta sería perfectamente asumible. En cuanto a lo de la inflación decirte que sería algo absolutamente puntual y controlable.

-Siempre habrá gente que no cambie todo su dinero, como ocurrió con el euro.

-Sí, es cierto, pero serían los menos y además ese dinero quedaría perfectamente controlado y gran parte del mismo iría a parar a las arcas públicas.

-No sé qué decirte, la idea en sí, parece buena, no tiene mala pinta, pero hoy por hoy estando las cosas como están me parece algo totalmente utópico llevarla a la práctica.

-¿Utópico? Sólo hace falta voluntad y ganas de cambiar la situación actual. Como dice Eduardo Galeano: al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Anuncios

6 Responses to El color del dinero

  1. jomule dice:

    La idea está muy bien, que desapareciera el dinero negro es algo que todos desaríamos, ahora bien, hacerlo de la manera propuesta choca con una serie de inconvenientes nada desdeñables:

    1-El altísimo coste del cambio. Ya lo vivimos en 2001, y te puedo decir desde mi experiencia profesional que es un caos; adaptar todos los expendedores al nuevo fotmato, abastecimiento de nuevos billetes, retirada de los viejos, plazos de tiempo…

    2-el problema legal del dinero “que caduca”; si tenemos en cuenta que todavía el Banco de España acepta pesetas, imaginad el problema y las prisas de los tenedores de dinero “caducable”. Estaríamos atacando directamente a uno de los axiomas económicos, la confianza.

    3-Hay que tener en cuenta que el efectivo en circulación en proporción a la base monetaria es muy poco. El problema está en el blanqueo de capitales y no estamos hablando precisamente de “unos cuantos” billetes de 500, sinó de dinero electrónico a raudales via transferencias, etc.

    4-Eliminar el dinero en metálico y que quede sólo el electrónico; se ha hablado mucho de ello. Podría ser pero creo ed muy temprano todavía para ello; quizá dentro de 25 años como mínimo.

    Saludos!

  2. Alcíone81 dice:

    Muy interesante el artículo. Yo no soy partidaria, desde luego. Y el punto de la (in)seguridad hay que tenerlo muy en cuenta; no me parece comparable a los pequeños hurtos físicos: el riesgo es mucho mayor.

    • Necesito respirar... dice:

      Además, creo que esta idea está pensada desde y para países económicamente “desarrollados”. En países tercermundistas sería absolutamente imposible de aplicar.
      Saludos.
      ;-)

  3. Necesito respirar... dice:

    Sí así es, aquí un enlance interesente sobre el tema: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/02/24/es-posible-un-mundo-sin-dinero-en-efectivo-93160/

    Saludos.
    ;-)

  4. Alcíone81 dice:

    Lo del cambio de color de los billetes es algo que se comenta mucho, y una solución aparentemente fácil. Otra solución, más drástica, eso sí, sería la desaparición del efectivo: pago con tarjeta para todo y para todos. Lo más negativo de este punto sería el abuso que (a buen seguro) acometerían los bancos en comisiones y emisiones de tarjetas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: